Vos sabés la trama del revés
de nuestro ayer con su después,
con su presente.
Y no hablo por mí, sino por tres
que abandonaste aquella vez,
¡cobardemente!...
Sé que es inmadura tu altivez,
sé que no se cura con sufrir,
pero te recuerdo donde estés
¡que hace falta amor para seguir!
Yo tengo ese amor a repartir
¡vos el dolor de no saber vivir!...

¡Y debo hacer tu rol!
Pero me sobra tanta vida, tanto sol,
que la ternura se me trepa vertical
¡por la cintura con su duende angelical!

Vos sabés que vuelvo del trajín
y un revoltoso chiquilín
me abre la puerta.
Sé que cuando vuelves por volver
tu casa y muros deben ser
¡Paredes muertas!
Ves... que no se puede recibir...
si antes no aprendimos a otorgar
porque puede ser que al dividir,
ni una parte al fin te quieren dar...
Cuando pienso que adelante hay más...
vos no sabés la pena que me das...

Vidéo Incorrecte?